CUANDO COMER SANO SE CONVIERTE EN OBSESIÓN: LA ORTOREXIA

LA ORTOREXIA

En la actualidad el movimiento realfooding está llegando cada día a nuestras casas, el cual defiende el consumo de alimentos que no sean ultraprocesados. Nosotras estamos muy de acuerdo de su filosofía, pero ¿qué pasa si algún día te apetece comer un alimento ultraprocesado y te despierta sentimientos de culpabilidad, ansiedad, etc.?

Una preocupación excesiva por el consumo de comida sana puede llevar una obsesión por un menú escrupulosamente limpio que subyace con frecuencia un trastorno psíquico.

Por ello, hoy os queremos hablar de la Ortorexia, un trastorno que consiste en la obsesión por la comida sana.

¿Qué es?

La Ortorexia fue definida en el año 2000 por Steven Bratman. Este autor ya había cuñado el término en el año 1996. La palabra Ortorexia proviene del término griego ortho que significa justo, y orexia, que significa apetencia; vendría a significar apetito justo o correcto.

La Ortorexia no ha sido reconocida oficialmente en los manuales de diagnóstico de trastornos mentales. Es un trastorno novedoso, sin embargo, cada día aparecen artículos con evidencia científica hablando sobre este trastorno, por lo que se espera que aparezca en las próximas ediciones de los manuales de diagnósticos. No obstante, ya existen algunos criterios diagnósticos para la Ortorexia, que según Bratman serían:

  • Dedicar más de 3 horas al día a pensar en una dieta sana.
  • Preocuparse más por la calidad de los alimentos, que del placer de consumirlos.
  • Disminución de su calidad de vida, conforme aumenta la pseudocalidad de su alimentación.
  • Sentimientos de culpabilidad, cuando no cumple con sus convicciones dietéticas.
  • Planificación excesiva de lo que comerá el día siguiente.
  • Aislamiento social, provocado por su tipo de alimentación.

La preocupación excesiva por la comida sana lleva a consumir exclusivamente alimentos procedentes de la agricultura  ecológica, es decir, que estén libres de componentes transgénicos, sustancias artificiales, pesticidas, etc. Esta practica puede llevar a que se suprima el consumo de carne, grasa y otros grupos de alimentos que, en ocasiones, no se reemplazan correctamente por otros que puedan aportarle los mismos complementos nutricionales.

¿Qué consecuencias tiene la ortorexia?
  • Consecuencias físicas: desnutrición, anemias, hiper/hipovitaminosis, carencias de oligoelementos, hipotensión, etc.
  • Consecuencias psicológicas: depresión, ansiedad, ansiedad por enfermedad, etc.
¿Qué no es Ortorexia?

Para dejarlo un poco más claro, vamos a deciros que no es la Ortorexia:

  • No es querer llevar una dieta más sana, por voluntad propia y sin sentimientos de culpabilidad. Que esa dieta no te controle.
  • No es llevar una dieta especial por alguna patología como las intolerancias, alergias…
  • No es querer tener unos hábitos saludables.
  • No es comer solo fruta y verdura.
  • No es una restricción para controlar el peso. La Ortorexia quiere controlar de forma estricta la calidad de alimentos.
  • No es pasar hambre.

La intervención para estos casos es a partir de un equipo formado por un nutricionista, psicólogo, y si fuera necesario, un médico psiquiátrica

Referencias bibliográficas:

Bratman, S. (2000). Healt Food Junkies. New York: Broadway Books.Bratman S, Knight D.

Orthorexia nervosa: overcoming the obsession with healthful eating. Health food Jun- kies. Nueva York: Broadway Books; 2000.242p


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *